A partir de la completa renovación del hotel y de sus 87 habitaciones al comienzo del nuevo milenio, la búsqueda estética y conceptual que interesa las áreas comunes y las habitaciones se encuentra en continua evolución, jugando con la decoración y el diseño concebidos y realizados a partir de una sugestión, un tema o de un artista.

Las habitaciones de arte surgen como una manifestación espontánea de esta búsqueda y reflejan ahondamientos temáticos de los diferentes periodos y movimientos artísticos o simplemente sobre personajes destacados que han influido en los logros artísticos en el curso de la historia del arte reciente y contemporáneo.

La elección de las habitaciones de arte va desde la famosa Picasso Room hasta las dedicadas a artistas como Yves Klein, Giulio Paolini, Antonio Trotta, Nicola Bolla, entre otros, y representa una de las venas en constante enriquecimiento del hotel. Todas las habitaciones tienen aire acondicionado, televisión de pago, canales vía satélite, Wi-Fi y minibar.